Discriminación laboral en Chile ¿Cómo denunciarla?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Discriminación laboral en Chile

Índice de contenidos

Aunque puedes pensar que la discriminación laboral en Chile puede ser cosa de siglos pasados, la verdad es que suele más común de lo que se cree. Pero, ¿Cómo saber cuándo se es víctima de discriminación laboral y como denunciarla?

No te preocupes, aquí te explicamos todo acerca de la discriminación laboral. Este tema suele ser bastante amplio, y es que existen muchas maneras en las cuales puede ocurrir una discriminación.

Sin embargo, aún existen pocas medidas que ayuden a disminuir o eliminar este tipo de actos.

Antes de saber cuándo somos víctimas y como denunciar estos actos, es necesario destacar primero lo que significa una discriminación laboral. A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué es la discriminación laboral?

Para comenzar tenemos que saber que la discriminación laboral es todo aquel trato de privilegio o exclusión de parte de la empresa a una persona o grupo.

De acuerdo a la ley chilena, no existe diferencia entre las personas por lo que tienen el mismo derecho al trabajo.

Por lo tanto, de acuerdo al código del trabajo, no se puede contratar o despedir a una persona por condiciones externas al talento y capacidad personal. Es decir, por su raza, sexo, religión, color, posición política, aspecto, etc.

Cualquier acto injustificado que coloque a la persona en desigualdad con el resto.

La discriminación laboral puede darse tanto dentro de la relación laboral como fuera de ella. ¿Por qué? Porque la discriminación inicia desde el momento en que la empresa publica un anuncio en busca de trabajadores determinando sus características, como por ejemplo sexo o raza.

Es decir, puede haber discriminación aun cuando no se ha establecido una relación laboral o cuando ya se encuentra vencida. De hecho, en el artículo 2 del Código del Trabajo se encuentra estipulada dicha situación.

La discriminación también puede vincularse a otras conductas que afecten las prestaciones de servicios laborales como la capacitación, seguridad, igualdad salariar, entre otros. Y no solo con la aceptación o despido.

Qué es la discriminación laboral

¿Cuándo no es discriminación laboral?

Es importante conocer también que puntos no son considerados como discriminación laboral. Pues se debe saber diferenciar, y es que no se puede confundir características personales como color, apariencia, religión con las capacidades como conocimientos, experiencia o talentos.

Las capacidades son más específicas y son las que determinan si la persona es óptima para el cargo de trabajo o no. Por lo tanto, no es considerado como discriminación laboral por ejemplo si empleador selecciona a una persona por sus años de experiencia sobre otra persona que no posea.

Es decir, cuando las diferencias entre empleados existen por capacidades específicas y no personales, no es considerado como discriminación laboral.

Ya que una persona que posea más conocimiento, que se prepare y perfeccione más en un área o posea más experiencia, va a tener mejores habilidades. Por lo tanto, podrá desarrollar las actividades con más facilidad.

¿Qué actos son considerados discriminatorios?

Conociendo ya que es la discriminación y que no lo es, pasamos a explicar mejor cuales son aquellos actos específicos que son considerados como discriminación laboral.

Qué actos son considerados discriminatorios

Para ello destacamos los siguientes casos discriminatorios:

Discriminación laboral por sexo

Cuando no se contrata o una vez que existe una relación laboral no se ofrece los mismos beneficios que al resto de los trabajadores por ser de otro sexo. Por ejemplo, la desigualdad laboral entre hombres y mujeres.

A pesar de que hoy en día existen países donde ya comienza a ver cambios en cuanto a este punto. En Chile aún existe una diferencia entre el trato, ocupación, sueldo, etc., entre el hombre y la mujer.

Discriminación por orientación sexual

Este tipo de discriminación va muy enlazada a la anterior. Ocurre cuando la discriminación es realizada hacia la orientación sexual de la persona es decir, femenino, masculino o indeterminado.

Donde la relación laboral altera las condiciones de trabajo o ingreso al mismo, por ejemplo, impedir el acceso al puesto de trabajo por el hecho de ser homosexual.

Discriminación por edad

La discriminación por edad puede dividirse en dos etapas, la juventud y la vejez. Mayormente suelen darse hacia las personas con mayor edad.

Esto ocurre porque se tiene el concepto de que una persona de mayor edad no tendrá un mejor rendimiento que los más jóvenes.

Sin tener en cuenta la experiencia y conocimientos que esta persona pueda tener. Es por ello que aplican la jubilación para aquellos de mayor edad.

Si una persona por ejemplo mayor a los 40 años pierde su empleo, ya que aún no cuenta con la edad para la jubilación. Ocurre que se le hará muy complicado volver a conseguir un empleo, ya que las empresas buscan ocupar las vacantes con personal joven.

Discriminación laboral por origen social o apariencia personal

Otro tipo de discriminación que suele ser más común de lo que se piensa, es esta, aun cuando las leyes estipulan que todas las personas son iguales. Existen desigualdades en cuanto a personas que poseen actitudes que pueden ser perjudiciales. Ya sea aquellos que se encuentren en alcoholismo, drogadicción, prostitución, ex convictos, entre otras formas de marginalidad social.

Ahora bien, la lista de tipos de discriminación existente puede ser muy larga. Por eso destacamos aquellas que aún son las más comunes y subsistentes en el país. Otros de los tipos de discriminación que se pueden presentar son los siguientes:

  • Color o raza.
  • Opinión política.
  • Estado civil.
  • Pertenecer a un sindicato.
  • Religión.
  • Opinión política.
  • Enfermedad o discapacidad.
  • Apariencia.
  • Antecedentes económicos (DICOM).
  • Antecedentes penales

Etapas de discriminación laboral

La discriminación laboral puede darse en 3 etapas: pre-ocupacional, ocupacional y post-ocupacional. Cada una de estas deben ser tomadas en cuenta para conocer qué acciones tomar, a continuación, detallamos cada una.

Pre-ocupacional

Esta es la primera etapa laboral donde se pueden percibir actos discriminatorios. En este caso aún no se ha establecido una relación laboral y se presenta desde el momento en el que el empleador publica una oferta de trabajo destacando como requisito ciertas características personales. Tales como, sexo, raza, nacionalidad, apariencia, etc.

Igualmente, es considerado como discriminación el solicitar el DICOM o negarte el contrato porque tengas alguna deuda.

Además, el empleador no puede solicitar dichos certificados al postular al cargo, ni condicionar el ingreso debido al status de tus obligaciones económicas.

Ocupacional

Esta etapa se da cuando ya existe una relación laboral, es decir, un contrato de trabajo con la empresa. Suele ser más fácil de reconocer, ya que suele darse en cuanto a las diferentes prestaciones como acceso a la capacitación y formación, ascensos o la igualdad salarial.

Igualmente, cuando no existe una remuneración equitativa entre los empleados que realizan una misma función. Inclusive brindándole mejores condiciones laborales, todo esto siempre y cuando sea dado por características personales antes mencionadas.

Ya que puede presentarse casos en los cuales se den estas diferencias, pero no se consigan argumentos para detectar algún acto discriminatorio.

Post-ocupacional

Esta etapa inicia desde el momento en que eres despedido a base de un acto discriminatorio. Es decir, por alguno de los ya mencionados como tu apariencia, tu color, estado financiero, estado civil, etc., que termine con la relación laboral.

La discriminación laboral post-ocupacional puede ser algo complicada de percibir, ya que por lo general el empleador realiza el despido justificándose únicamente por necesidades de la empresa.

Por lo que siempre suele generar muchas interrogantes acerca de cuáles son realmente las causales de despido y el cómo conseguir las pruebas para realizar la denuncia por discriminación.

¿Cómo saber que existe una discriminación laboral?

Dependiendo de la etapa de discriminación puede ser más o menos fácil. Sin embargo, hay situaciones específicas que suelen ser las más comunes de presenciar, algunas de ellas son:

  • El aviso de empleo publicado por la empresa especifica las características personales necesarias para poder optar al puesto laboral. Por ejemplo, ser hombre mayor de 25 años de edad con buena apariencia, etc.
  • Recibir un sueldo menor al resto de empleados chilenos por ser extranjero.
  • Ser mujer y realizar las mismas funciones laborales y recibir un sueldo menor y tener menos condiciones laborales.
  • Tener mayor tiempo dentro de la empresa, pero recibir un sueldo menor a un trabajador recién ingresado que realice tus mismas funciones.
  • Que te despidan con justificación de necesidades de la empresa, pero que en menos de 60 días ya cuenten con un nuevo personal en el puesto que dejaste.

¿Cómo comprobar la discriminación laboral?

Para comprobar que existe discriminación laboral puede hacerse de acuerdo a cada tipo de la siguiente manera:

Comprobar discriminación laboral pre-ocupacional: en este primer caso la empresa puede hacerlo mediante su anuncio de trabajo. Es decir, al colocar que requiere de personal de un sexo especifico, religión, nacionalidad chilena, entre otros.

Discriminación laboral ocupacional y post- ocupacional: en estos dos casos, es un poco más complicado realizar la comprobación de la discriminación.

Esto debido a que los encargados de la empresa, los jefes o supervisores nunca van a decir de manera directa a que se debe las diferencias laborales. Por lo que no sabrás explícitamente si es por tu sexo, religión, raza, apariencia, orientación política, etc. 

¿Cómo comprobar la discriminación laboral ocupacional y pos-ocupacional? Pues necesitarás reunir las pruebas suficientes (en caso de haberlas) y armar un caso.

Algunas de estas pruebas pueden ser correos, mensajes por WhatsApp o de texto. Así como el contrato de trabajo, liquidación de sueldo o cualquier otro documento o información que compruebe los actos de discriminación hacia tu persona.

En caso de no contar con ningún tipo de pruebas, necesitaras tener algún testigo que certifique los actos de discriminación cometidos por la empresa. Además, este testigo o testigos, deben estar dispuestos a dar declaraciones.

Ante esta situación, el empleador también podrá presentar su caso con pruebas y testigos y será un juez el que tome la decisión final.

¿Cómo actuar ante una discriminación laboral?

Aquellos que sean víctimas de discriminación pueden actuar de dos maneras, acudiendo a la Inspección del Trabajo o demandando al empleador. Para explicarlo mejor lo haremos por cada etapa:

Acciones ante una discriminación pre-ocupacional

Cuando ocurren discriminaciones pre-ocupacional se puede realizar una denuncia en la Inspección de Trabajo. Para ello se debe llevar la oferta laboral publicada por la empresa como prueba fehaciente de la discriminación.

En este caso, debes tomar en cuenta que, aunque realices la denuncia no recibirás el puesto de trabajo, ya que no es una obligación. Sin embargo, la Inspección del Trabajo puede tomar medidas y sancionar a la empresa.

Acciones ante una discriminación ocupacional

En caso de pasar por una discriminación ocupacional, es decir, cuando existe aún un contrato de trabajo y una relación laboral es importante conocer primeramente el reglamento interno. Ya que las empresas suelen contar con protocolos que les permiten enfrentarse ante este tipo de casos.

Por lo tanto, el primer paso debe ser, regirse por el reglamento interno de la empresa. Por ejemplo, dirigirse primeramente ante recursos humanos para colocar la denuncia.

En caso de que la empresa no cuente con una normativa para estas eventualidades, deberás dirigirte mediante una carta escrita hacia tu supervisor o máxima autoridad. En dicha carta se debe especificar los actos discriminatorios. Lo mejor es realizarla con el asesoramiento de un abogado.

Por otra parte, si tu supervisor o mayor autoridad es quien comete la discriminación o luego de escribir la carta no toman ninguna acción. Deberás dirigirte a la Inspección del Trabajo a colocar una denuncia de manera formal.

Luego de esto, la Inspección del Trabajo se encargará de tomar todos los antecedentes y realizará una amplia investigación para luego citar a ambas partes involucradas.

De acuerdo a las medidas establecidas por la Inspección del Trabajo la empresa deberá acatar sus órdenes. En la mayoría de los casos están a favor de mejorar las condiciones laborales de manera igualitaria para los afectados.

De no hacerlo, deberás acudir nuevamente ante la Inspección del Trabajo para presentar la falta. De esta manera procederán a colocar una multa a la empresa por no  cumplir con lo establecido.

Igualmente, luego de esto se puede realizar una demanda laboral al empleador directamente ante los tribunales de justicia. De fallar a tu favor, recibirás una compensación económica.

Acciones ante una discriminación post-ocupacional

En caso de las discriminaciones post-ocupacional, cuando te despiden por actos discriminatorios, debes acudir ante la Inspección del Trabajo. Para ello es necesario que cuentes con la asesoría de un abogado para que realices la demanda al igual que en el punto anterior.

En este caso, puedes recibir una compensación por despido injustificado y la inspección del trabajo se encargará de sancionar a la empresa.

Plazos para realizar la defensa

Este punto es muy importante, sin importar el tipo de discriminación solo se tiene un plazo de 60 días hábiles para realizar la defensa.

Es decir, las denuncias por discriminación ante la Inspección del Trabajo o cualquier acción legal deben realizarse dentro de ese tiempo. De lo contrario, no podrás defenderte transcurridos los 60 días hábiles.

¿De cuánto pueden ser las sanciones para la empresa?

En caso de que realices una denuncia por discriminación y la Inspección del Trabajo confirme los hechos, puede imponer una multa a la empresa.

Estas multas pueden variar de acuerdo al tamaño de la empresa o la infracción:

  • Micro y pequeñas empresas – máximo 49 trabajadores: aproximadamente $460.000 (10 UTM).
  • Empresas medianas – máximo 199 trabajadores: aproximadamente $1.800.000 (40 UTM).
  • Grandes empresas – más de 200 trabajadores: aproximadamente $9.000.000 (90 UTM).

¿Existe una compensación económica por discriminación laboral?

Demandar a la empresa discriminatoria para recibir una compensación económica es posible. Ya que pueden presentarse casos en los cuales a pesar de haber presentado el problema ante la Inspección del Trabajo y que hayan multado a la empresa, no es suficiente.

Es decir, la discriminación laboral no solo se encuentra penada por la ley, también aporta un beneficio para los trabajadores perjudicados.

Para recibir una compensación económica, se debe realizar una demanda contra la empresa. De esta manera, se puede recibir entre 6 y 11 veces el valor del sueldo mensual. Aunado a esto, la empresa también se verá en la obligación de pagar todo lo que deba al trabajador.

Es decir, cotizaciones, indemnización, sueldo pendiente, entre otros factores.

Consejos para evitar la discriminación laboral en Chile

La discriminación laboral puede ser evitada de diferentes maneras, algunas de las formas de hacerlo son:

  • Establecer normas claras donde se especifique que no puede ser cometido ningún acto de discriminación dentro de la empresa.
  • Generar un ambiente de trabajo igualitario dentro de la empresa para que el personal se sienta valorado.
  • Entrenar a los empleados para que conozcan y acaten las normas establecidas por la empresa para evitar cualquier inconveniente.

En caso de ocurrir una discriminación laboral, lo mejor que pueden hacer ambas partes, es decir, tanto empleador como empleado; es tomar el caso de manera profesional, seria y en busca de solventar las diferencias.

En general, la discriminación laboral en Chile suele darse principalmente por dos factores: el origen económico y social. Igualmente, los trabajos con mayor calificación e ingreso son los que suelen cometer mayores actos discriminatorios, a diferencia de aquellos trabajos de menor ingreso.

Sobre todo, cuando se trata entre las igualdades entre hombre y mujeres. Ya que sigue existiendo una gran brecha.

En cualquiera de los actos discriminatorios que se presenten, tienes el derecho a realizar tu respectiva denuncia.

También te puede interesar leer ¿Qué es el autodespido en Chile?

¿Te fue de utilidad este artículo? Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículos que te podrían interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de sus políticas.